Amigos y seguidores

15/6/17

Curiosa playa en el centro de Barcelona


En nuestros paseos de los jueves visitamos un curioso interior de manzana que alberga un jardín con piscina, situado en el centro de la ciudad, en el Eixample, en el número 56 de la calle Roger de Llúria y que llaman "La playa del Eixample" aunque su nombre es "Jardins de la Torre de les Aigües"

La entrada, con esa reja que echa el cierre en un horario determinado no tiene una presencia espectacular, pasa totalmente desapercibida, nadie diría lo que esconde en su interior. 
¡Vamos a verlo, mientras os voy contando su historia!

La foto era fea y le he dado un efecto antiguo, para disimular.

El proyecto arranca en 1862, cuando se quería construir una de las primeras casas del entonces nuevo distrito, el Eixample, Ildefonso Cerdà pidió la licencia, pero el Ayuntamiento no la concedía al no disponer de conductos de agua que abastecieran las viviendas. Para resolver este problema se encargó al Arquitecto Josep Oriol Mestres la construcción de una torre de abastecimiento de agua potable.


La torre de ladrillo de planta hexagonal, 24 metros de altura y una capacidad de 730 m/3 de agua sobrepasaba los límites permitidos, de modo que se tuvo que esperar cinco años para obtenerlo. A su lado se instaló una máquina de vapor de 20cv para hacer subir el agua del pozo hasta la torre, en cuya parte superior estaba situado el depósito. 


En 1870, pasó a ser propiedad de la Asociación de Propietarios de Agua del Ensanche, tal y como se ve en la placa de la puerta de entrada al recinto y la torre fue elevada un piso más para poder aumentar la presión del agua.
A partir de 1987 es propiedad del Ayuntamiento y un año después ha recuperado el espacio, al igual que otros muchos interiores de manzana de la ciudad, rehabilitándolo para uso público.


Se accede, como hemos visto en la primera foto, desde la calle por un estrecho corredor que se abre al jardín, un espacio abierto con árboles y bancos. La entrada está a la izquierda de la foto, al fondo, en esa zona iluminada en amarillo.
Abajo, a la izquierda, se ve como hay un espacio de arena, delimitado en referencia al resto ¡esa es la playa!


Aquí vemos la arena, abajo a la derecha de la foto, que llega hasta la piscina.
Nosotros hicimos la visita en otoño, por eso no hay gente, pero en verano está a rebosar de familias enteras tumbadas en la arena y de niños jugando en el agua.


El lugar, además de curioso, es un buen recurso para refrescarse del calor veraniego sin salir del centro de la ciudad o si no se tiene tiempo o ánimo para ir hasta las playas.


La otra parte es una plaza pavimentada. Los muros del perímetro son mitad de mármol y mitad de piedra, dada su ubicación, con estructura escalonada.

El color amarillento de la iluminación ¡un fastidio para hacer fotos!


Y en estas dos últimas fotos, vemos una fuente en la pared, aunque el recinto cuenta con zona e juegos, servivio de duchas y vestuarios y hasta un bar, que se abre en temporada de verano.
Espero que os haya gustado esta curiosa playa, jeje.

A nosotras nos pareció relajante, apacible y que cumplía a la perfeccción el concepto de Cerdà y esos espacios comunitarios en los que evadirse del ambiente urbano de una gran ciudad.


2 comentarios:

  1. En verano se tiene que ver muy apetecible. Las luz de las farolas no es la mas apropiada para hacer destacar el azul de la piscina, ¿verdad? Es curioso que existan rincones así en tu ciudad Montse, la verdad es que Barcelona está repleta de rincones secretos.
    Un abrazo
    :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con el calor que está haciendo seguro que ahora debe de estar a tope ¡madre mía, no se puede aguantar el calor que hace!
      Yo creo que hay muchos rincones secretos en otras ciudades o lugares, a veces es porque no disponemos del tiempo o no hemos caído en la cuenta para encontrarlos, aunque reconozco que en Barcelona hay sitios muy curiosos y me alegro mucho que te gusten.
      Mil besitos, Ana.

      Eliminar

Bienvenido/a a "I SENSE BOTANIC"
Puedes decir lo que quieras siempre que sea respetuosamente.

¡Muchas gracias por dejar tu opinión!