Amigos y seguidores

31/10/14

Señales de Julia

Parque Avd.Rius i Taulet (Barcelona)

Aquella tarde, a última hora, tuve que acompañar a Luis para cubrir un reportaje. Soy fotógrafa independiente y los trabajos por horas que me proporcionan mis amigos periodistas últimamente son mi único sustento, por eso fui a reunirme con él sin saber siquiera de qué se trataba.

Cuando me explicó de qué iba el tema casi me muero de risa. Un hombre dice que ve y habla con un fantasma por las noches en el parque de su barrio, ese podría ser el titular.

¡Otro chalado!, le dije a Luis, haciendo memoria de un locatis excéntrico que estaba aterrorizado porque veía manchas extrañas en la pared y que resultaron ser sus propias alucinaciones, derivadas de las drogas que consumía. Ya sabes, en la redacción siempre me dan lo mejorcito, me contestó.

El Sr. Pérez, que así se llamaba, no me pareció ni un loco ni un adicto a nada, su aspecto era de un hombre normal. Nos estrechó la mano y muy amablemente nos hizo pasar al salón, ofreciéndonos asiento en el sofá. Disimulando como si buscara un buen ángulo para hacer una foto observé que la casa estaba en orden, había unas estanterías repletas de libros, revistas y periódicos encima de la mesita y la funda de las gafas de lectura sobre ellas. Un hombre que lee mucho ¡a ver si se la ha ido la olla!

“No creo en fantasmas ni en apariciones de almas en pena, pero he de reconocer que esto me supera y ha llegado el momento de contárselo a alguien.

Salgo con Lima, mi perrita, cada noche al parque, ya saben, para estirar las piernas y para que ella haga lo que tiene que hacer. Es un lugar solitario pero tranquilo y cuando oscurece, antes de volver a casa, me suelo sentar un rato en el banco que hay justo enfrente del estanque, porque me relaja ver los reflejos de la luna en el agua.

Hace un par de semanas me pareció sentir que alguien me observaba, pero no le di la máxima importancia, es algo que a veces nos ocurre. De pronto noté un soplo en la nuca. Volví la cabeza rápidamente y creí ver una sombra que se desvanecía entre las ramas de los árboles. Habrá sido un pájaro batiendo las alas hasta llegar al árbol o una hoja que ha caído con el viento, pensé.

La noche siguiente, ya no me acordaba de lo que había pasado la noche anterior hasta que volví a sentarme en el banco, se repitió la situación de sentirme vigilado y del airecillo en la nuca, esta vez cálido y después sentí un leve murmullo, como si alguien me hablara bajito al oído, de apenas dos palabras que no llegué a entender. Esa noche mi mente descartó al pájaro y a la hoja caída y me fui a casa desconcertado tratando de darle una explicación coherente a lo sucedido.

Por eso volví la noche siguiente, para asegurarme que todo era absurdo, una fantasía o una jugarreta de mi mente de profesor de literatura. No hacía ni un minuto que estaba sentado en el banco que ya noté su presencia, esta vez con más fuerza, casi era como si se hubiera sentado a mi lado y me quisiera abrazar. De un salto, asustado, me levanté y me acerqué al estanque sin saber por qué ¡y entonces la ví! Reflejada en el agua, vi la figura de una joven tras de mí, apenas un halo de pálida luz, que desapareció en cuanto me dí la vuelta.

No quiero aburriros con los detalles de cada una de las noches, así que os haré un resumen de lo que he averiguado. La veo todas las noches y me habla, frases sueltas de dos o tres palabras como mucho, que he ido anotando cuidadosamente y que, como si de piezas de puzzle se tratara, en su conjunto dicen que ella murió en el estanque hace un año, su muerte fue un asesinato que ha quedado impune, por eso es un alma vagabunda que no descansará eternamente hasta que se encuentre al asesino. Sabe quién es, pero no lo puede decir. Hay pruebas que lo inculpan en ese rincón del parque, que sólo una persona puede ver, por eso habla conmigo, para que busque a esa persona que, asegura, encontraré.”

Escuchamos su relato, contestó a algunas de las preguntas que Luis le hizo, le tomé unas cuantas fotografías y nos marchamos de allí sin haber aclarado más de lo que era ese titular preestablecido. No habrá artículo, vaticinó Luis, y así fue, nada de ese caso salió en el periódico ni al día siguiente ni en los sucesivos.

Dos semanas después, me encontraba por casualidad en el barrio del Sr. Pérez y me acordé de él y de la joven del estanque. Sentí curiosidad y me acerqué a ver ese parque. Ya estaba oscureciendo y el parque, tal y como lo había descrito el profesor, era tranquilo. Vi el banco frente al estanque que describió el profesor. Hice unas cuantas fotos generales y luego me acerqué al estanque, en donde hice unas cuantas más de los bonitos reflejos que se veían en el agua. No sentí ni vi nada especial y me fui a casa, reconozco que con cierta decepción.

Mi sobresalté aterrorizada cuando volqué la tarjeta de memoria en el ordenador y visualicé las fotos. ¡Ella estaba allí! Se la veía reflejada en el agua ¡Había estado detrás de mí todo el tiempo!


Continuará...

29/10/14

Juego Cine 9


Estoy segura de que ya os habíais imaginado que ahora vendrían ellas. Pues sí, aquí tenemos a tres actrices que interpretaron un mismo personaje.

Me parece que no estoy siendo demasiado mala con vosotros ¡Está super fácil!


27/10/14

Juego Cine 8


De nuevo tenemos a tres actores que han interpretado un mismo personaje, que es lo que hay que acertar, pero en esta ocasión lo tenéis muy fácil ya que he dejado antes una buena pista.

¡Ojo, que esta semana tenemos juego doble y temático, estar atentos!


Solución : VAMPIRO (Tom Cruise, Christopher Lee y Gary Oldman)
Acertantes : JUANRA (5 puntos), ANA, JORGO, SESE y AQUÍ.. (1 punto)

24/10/14

Querida hija


Querida hija:

Te extrañará que te mande este mensaje, pero no pasa nada, tu padre y yo estamos bien.
Voy a extenderme un poco porque te lo escribo en plan normal, que eso de escribir con la jerga abreviada que usáis los jóvenes en el móvil no se me da muy bien, ya lo sabes, y yo, a mi manera acabo antes.

No estamos en Atenas, ni en Santorini, ni en ninguna isla griega, una pena porque de sobra conoces la ilusión que nos hacía este viaje y es que nos ocurrió un pequeño inconveniente mientras volábamos en el avión, nada importante, y al parecer aterrizamos en otro lugar, del que aún no he averiguado el nombre, pero que es estupendo.

Todo sucedió muy rápido, tan sólo sentimos un estallido tremendo, como si fuera una explosión y sin darnos cuenta nos encontramos junto con los demás pasajeros, las azafatas y los pilotos en el vestíbulo de un hotelazo de lujo, todo pintado de color gris marengo o gris nublado, no recuerdo exactamente porque estaba mareada. Por cierto que no sabíamos que la tripulación también formaran parte del viaje, je, je.

Aquí se está de maravilla, es más, hemos llegado en una temporada en la que organizan una fiestaza por todo lo alto, todo un acontecimiento que sólo se hace una vez al año, y que se celebra la semana que viene coincidiendo con el puente de Todos los Santos. Casualidades de la vida, nos encontramos con unos conocidos que hacía años que no veíamos y nos contaron que en esa fiesta se lo pasan de muerte!

Nos quisimos apuntar, pero nos dijeron que no, que éramos muy jóvenes. ¡Ja,ja! No veas lo bien que me sentó sentir eso ¡hacía años que no me veía nadie como una jovencita!. Nos explicaron que la fiesta consiste en ir a visitar a los de Allabajo y darles unos sustos a sus habitantes, que por lo visto me mueren de miedo con estas cosas, montar el cachondeito y divertirse haciéndose pasar por fantasmas y almas en pena. ¡Qué chulo! ¡Es como un Halloveen! pero que no podíamos ir ni nosotros ni el resto de este grupo porque somos muy nuevos ¡jopeee!
Me enfadé, porque yo quería ir a ese Allabajo, fuera donde fuera ¡qué porra! y más con lo que hemos pagado por este viaje. No armé un escándalo por los pelos y gracias a papá que me contuvo, que si no... Al final me han convencido y no iremos a la fiesta, pero nos han hecho una reserva Vip para el año que viene ¿verdad que es genial?

La gente que está aquí es majísima y el lugar es tranquilo que no te puedes imaginar ¡una paz!, ya nos hemos dado una vuelta por los alrededores, pero es sólo una ínfima parte de las instalaciones. Una chica muy amable y delgada ¡estaba en los huesos! nos comentó que este complejo de vacaciones es inmenso hasta el infinito ¡qué exagerada!, pero por lo que llevamos visto no hemos hecho más que empezar, hay unas llanuras que no te las acabas.

Lo mejor de todo es que podemos estar aquí, gratis, todo el tiempo del mundo y, espera, que ahora te cuento lo mejor... vamos desnudos, sí, sí, desnudos totalmente ¡todo el mundo va desnudo aquí! y es que como el clima es ideal, que no hace ni frío ni calor, pues, venga, a despelotarse que hay que desinhibirse.

Pero aún hay más ¡y esto no te lo vas a creer! no sé qué tiene este lugar, pero ya no necesito las gafas, ahora veo perfectamente. Le digo a tu padre que eso debe de ser el agua que seguro tiene propiedades medicinales o algo así y él se ríe ¡no veas lo guapo y agradable que está desde que estamos aquí!
Y es que vamos todo el día juntos, cogidos de la mano y tan felices. No sabría explicarte, hija, pero me acuerdo como si fuera ayer del día de nuestra boda, cuando el cura dijo eso de "y hasta que la muerte os separe" y como no nos separamos ni un instante ¡es cómo una luna de miel eterna!

No sabemos donde estamos con exactitud, pero no te preocupes, porque estamos mejor que nunca y para que lo veas, papá, que ha conseguido un móvil no me preguntes cómo, pero ya lo conoces que cuando quiere algo lo consigue y las tecnologías lo vuelven loco, te mando un selfie. Seguro que te hace gracia vernos tan felices, no hagas caso de las orejas que me pone tu padre para que salga como un burro en la foto ¡lleva un cachondeo que pa qué!

¿Te has fijado? si, seguro que te has dado cuenta. Exacto ¡estoy super delgadíííísima! ¿a qué sí? y papá también y lo mejor del caso es que no hacemos dieta ni nada. Y agárrate que ahora viene lo gordo ¡he dejado de fumar definitivamente! lo que oyes "definitivamente" y eso que siempre me decíais todos que no lo dejaría ni muerta, pues mira, ya está, ya no fumo.

Cariño, que te queremos mucho, no sabes cuanto, que eres lo único que echamos de menos y que, de momento, nos quedamos por aquí porque estamos en la gloria. Que te cuides mucho, que comas bien, etc, etc y todo eso que decimos las madres. Un besazo.

Papi y Mami



¡Ah, dos cositas más... Papi dice que sigas pagando la hipoteca si quieres vivir en casa y yo te pido que me riegues las plantas para que no se mueran!