Amigos y seguidores

31/3/16

Grafittis en Portbou


Durante nuestra estancia en Cadaqués este verano hicimos una escapada, corta, de una mañana, a Portbou, el municipio que se encuentra allá donde se acaba Cataluña y donde se acaba España, justito en la frontera con Francia.
Como fuimos así, al tuntún, sin información ni nada, no vimos ninguno de los sitios de interés que tiene esta población, como por ejemplo la Estación de Portbou que es una maravilla por su estructura de hierro y sus vidrieras. Eso sí, nos pareció un sitio muy agradable y tranquilo, con algún que otro turista francés o no tan turista ¡tal vez eran los vecinos del pueblo de arriba, jeje!
¡Menos mal que vi este grafitti de la Estación!


Y en la misma valla, creo recordar, estos otros, todos ellos con dibujos de animales marinos, la mar de chulos.


Unidos formaban una buena panorámica marina.


Unos gratiffis muy refrescantes para mitigar el calor del verano.


Esta es la primera visión que se tiene de Portbou llegando por carretera, la cala y las casas construídas en ese terreno accidentado, que suele sufrir ráfagas de viento de tramontana o de levante con frecuencia. Pueblo marinero, dedicado a la pesca de arrastre, llamada de "bous" en cuya bahía se refugiaban los pescadores en días de temporal y es de donde procede el nombre de Portbou.
Su historia es antigua e interesante, de piratas, parroquias y fronteras, pero hay una que os quiero contar...

La historia de Walter Benjamin, un ensayista, crítico literario, traductor y filósofo alemán de origen judío que, huyendo de la persecución nazi, estuvo en Ibiza, Niza, Nueva York y París como refugiado. Cuando el ejército alemán entra en París, marcha a Marsella, consigue un visado de Estados Unidos pero no lo llega a utilizar, en su huída pasa la frontera franco-española clandestinamente con la intención de dirigirse a Portugal, pero se quedó en Portbou mientras sus compañeros eran apresados por las autoridades franquistas españolas. 
Walter Benjamin muere en Portbou, en 1940 a los 48 años, según fuentes oficiales víctima de un suicidio a causa de una sobredosis de morfina, aunque otras fuentes afirman que fue asesinado por los servicios secretos estalinistas.
En su memoria, Portbou le dedicó un monumento en su tumba, aunque la misma no tiene sus restos mortales, ya que éstos nunca se han encontrado. Su historia es la de muchos intelectuales liberales que se vieron atrapados en el régimen del totalitarismo.

14 comentarios:

  1. Preciosas fotos y bonitos graffitis. Un besin muy grande Montse.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿A que sí que son bonitos y refrescantes estos graffitis?
      Besinos, guapa y feliz semana.

      Eliminar
  2. Buenos días,Montse. Fantásticos grafitis las primeras fotos, como tú lo mencionas, los colores son muy refrescante y agrego que dan una sensación de verano.
    Las montañas de Portbou son bellísimas! Me he quedado impresiónada con la historia que nos cuentas acerca de Walter Benjamin. Si aún hay más historias por contar, estaré al tanto para saber más sobre este lugar.
    Besitos de distancia.
    M.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, ahora, Marisa, me alegro que te gusten los grafittis y la historia de Walter Benjamin, una historia interesante que me impresionó.
      Muchos besos!!

      Eliminar
  3. Coloridos y refrescantes esos grafitis, me gusta en especial el primero. Qué sitio tan bonito, los pueblos de pescadores siempre me evocan cosas, derrocha encanto, y más al conocer esa historia tan interesante.
    Un abrazo Montse!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Raquel, los pueblos marineros siempre tienen muchas historias y me alegro que te guste.
      Un besito.

      Eliminar
  4. Un sitio muy coqueto, con esas casitas en la falda de la montaña, así descolocados y en escalón, Portbou tiene cierto parecido con algunos paisajes de Tenerife.
    Pobre Walter Benjamín, lo peor es que se desconoce donde están sus restos mortales.
    Saludos Montse
    :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tenerife tiene unos paisajes increíbles, de las islas conozco esa y Lanzarote y de ambas tengo muy buenos recuerdos de sus paisajes.
      La pena es que la historia del Sr.Benjamin no es única, hay mucha gente que murió en aquella época de la que no se sabe donde están sus restos, por eso me ha parecido bien contarla.
      Muchos besos, guapa.

      Eliminar
  5. Creo recordar que otra vez también has compartido con nosotros unos grafittis preciosos.
    Tienes razón, estos de animales marinos, al contemplarlos, son un buen refresco para esos días de calor sofocante que mismo parece se adhiere a la piel y no desaparece ni por la noche.
    Triste es la historia que nos cuentas de W. Benjamín de origen judio.
    Cariños en abrazos.
    Kasioles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo una sección en el blog para ir mostrando los grafittis que veo por Barcelona, aunque esta vez he ido algo más lejos.
      Me alegro mucho que te hayan gustado, así como la historia del Sr.Benjamin.
      Besitos, querida Kasioles.

      Eliminar
  6. Precioso el pueblo, de cuento y los graffitis una chulada. Soy una friki de los graffitis. Algunos me parecen auténticas obras de arte.

    Besitos, fotógrafa. ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola guapa!!!
      Cuéntame también como otra friki de los grafittis, jeje.
      Un abrazo enorme.

      Eliminar
  7. Me gusta el mural marino. Muy logrado.

    Lo de Walter Benjamin es la historia universal de cualquier totalitarismo. Y no aprendemos.

    Besos Montse

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Hit, una historia de la que no aprendemos.
      Muchos besos!!

      Eliminar

Bienvenido/a a "I SENSE BOTANIC"
Puedes decir lo que quieras siempre que sea respetuosamente.

¡Muchas gracias por dejar tu opinión!