Amigos y seguidores

14/1/10

Mirar por la cerradura




No hacía falta mirar, y a pesar de todo lo hice, más que nada porque todo lo demás era un habitáculo frío y oscuro que no conducía a ninguna parte y aquel pequeño orificio iluminado llamaba mi atención poderosamente.

Por lo que había explorado hasta entonces del lugar en donde me hallaba, esa debía de ser la única salida posible, ya que más allá no había nada. Anduve caminando en la absoluta oscuridad durante mucho tiempo, no sabría calcular cuanto y todo se reducía a un inmenso vacío y por eso había vuelto a acercarme a la puerta.

Era una puerta muy vieja, de madera, que aparentaba la fragilidad de algo que el tiempo ya ha abandonado en el olvido, pero que resultó ser muy resistente, más de lo deseado ya que aguantó estoicamente todas los puñetazos y patadas que fuí capaz de darle.
Y estaba cerca de ella cuando pude sentir allí, en medio de la nada, un suave movimiento bajo mis pies que primero me atrajo de nuevo a la cerradura y después me paralizó poniendo en alerta todos mis sentidos. Era un movimiento como el tenue aletear de una mariposa y, sin embargo, yo presentía que no se trataba de nada agradable.
Entonces lo supe, no sé porqué, pero lo supe.

Me acerqué con una mezcla de curiosidad y miedo, intentando ver lo que mis pies ya habían presentido incluso antes de acercarme a aquella cerradura oxidada y haciendo un guiño para ajustar la visión de mi ojo izquierdo, me dispuse a mirar.

¡Oh, no, el tren!

Y ya venía hacía donde yo me encontraba atrapada siguiendo invariable su trayectoria, esa que va por el trazado de una vía férrea que alguien, no se sabe quién, ya había programado. Y ya no me quedaba demasiado tiempo para escapar, ni fuerzas para seguir golpeando la puerta, ni lugar a donde dirigirme.

Hay cosas en la vida que, por mucho que las veas venir, nunca dejan de atraparte...

16 comentarios:

  1. Esa mezcla de sentirte atrapada y ver venir el tren hacia ti... horrible!!! Y sin escapatoria.

    Espero que esto no refleje nada de tu vida actual. Besos

    ResponderEliminar
  2. Elvira, agradezco tu preocupación, pero quédate tranquila que en mi vida actual no estoy atrapada de esa forma tan espantosa, ni nada por el estilo.

    ¡Quería hacer un relato de suspense! jajaja...

    En cierto modo, creo que todos nos hemos sentido estar en una situación "sin salida" y he reflejado esa sensación inspirada en la fotografía.

    Gracias por venir a salvarmeeeeee!
    ^__^ Muchos besos!

    ResponderEliminar
  3. Un buen relato Mont, me ha gustado mucho. Pero sin la foto hubiera tenido más suspense.

    Muchas gracias por tus palabras de apoyo.
    Petons molt forts.

    ResponderEliminar
  4. Tines razón, Fandestèphane, sin la foto habría quedado mejor pero no me negarás que esa foto no es una auténtica maravilla.

    Los amigos están para eso.
    Una abraçada!!!

    ResponderEliminar
  5. Lo cierto es que sí, hay cosas que enganchan y no puedes resistirte a sabiendas de que te harán daño. No quiero poner ningún ejemplo, se sobreentienden o no quiero recordarlos.

    ResponderEliminar
  6. "Hay cosas en la vida que, por mucho que las veas venir, nunca dejan de atraparte..."... qué cierto MOntse, y es que en la vida hay mucas cosas tentadoras, verdad?... Impresiona la foto. Saludos!

    ResponderEliminar
  7. Excelente relato amiga, pero recuerda la curiosidad mató al gato, jajajja ten cuidado con el tren.
    Además creo que esa puerta vieja de madera, tendrá muchos más relatos que contar....que no habrá presenciado....
    Un cálido abrazo en estos días de frío.

    ResponderEliminar
  8. Drea, a veces ocurre, pero precisamente es algo que se sabe y te dejas atrapar y al final acabas por encontrar la salida. Siempre hay una salida!

    Un beso enorme!!

    ResponderEliminar
  9. Ricardo, hay demasiadas cosas tentadoras y lo importante es asegurarse que no te puedan atrapar en la oscuridad ¡hay que verlas venir! Como en las películas de miedo cuando la música ya te indica que el asesino está cerca, jajaja...
    ¡hay que salir corriendo!

    Un abrazo y ya sabes "la tentación vive arriba" así que cuidadín...

    ResponderEliminar
  10. Gaviota, sí, sí, es que yo soy muy curiosa, jajaja... ya ves lo que me pasa.

    No creo que exista ninguna puerta, es un espejismo de un lugar imposible ¿te imaginas una casa por donde pasan las vías del tren? ¡Uf, qué miedo!

    Un besito, aquí sin tanto frío!!

    ResponderEliminar
  11. Ei hola!! Moltes gràcies per la felicitació, un pok tart per contestar però he estat incomunicada... Bon any!!

    ResponderEliminar
  12. Hola Montse!
    Que imagen tan fascinante!
    El relato muy bueno y cierto. El tren de la vida nos arrolla muchas veces aunque lo veamos venir , pero llega un día que se aprende a esquivarlo .
    Buena semana y muchos cariños!

    ResponderEliminar
  13. Me ha encantado la historia, muy bien redactada. Te atrapa y nunca mejor dicho desdel principio.
    La frase final, muy acertada para describir ese tipo de situaciones.
    El foto montaje está muy original.
    Genial, me ha encantado

    ResponderEliminar
  14. Gràcies a tú, bonica! Tots necessitem el nostre temps, estiguis tranquila.

    Petons!

    ResponderEliminar
  15. Hola Mª Carmen.
    Es posible que con el tiempo aprendas a esquivarlo, pero no siempre lo consigues.

    También te deseo una buena semana. Un beso.

    ResponderEliminar
  16. Hola Pixel, me alegra verte por aquí y que te haya gustado.
    La imagen es la que me inspiró, no es mía por supuesto, pero me encantó nada más verla ¡es un montaje fabuloso!
    Tus fotografías me gustan mucho, son muy originales con unos bonitos juegos de luces.

    Un beso.

    ResponderEliminar

Bienvenido/a a "I SENSE BOTANIC"
Puedes decir lo que quieras siempre que sea respetuosamente.

¡Muchas gracias por dejar tu opinión!